14 armas artesanales, 45 armas blancas entre otros elementos fueron entregados de manera voluntaria por los jóvenes del programa

Barranquilla Atlántico. EN DESARROLLO DEL PLAN DE CHOQUE, MÁS CERCA DEL CIUDADANO, lA Policía Metropolitana lideró con el apoyo de la Policía Civica de Mayores y la red de participación Civica el programa “Jóvenes a lo Bien” donde de manera voluntaria cambiaron las armas por los diferentes valores fundamentados en el respeto y la tolerancia.

El programa se desarrolló en el barrio Santo Domingo sector Suroccidente de la ciudad donde aproximadamente 50 jóvenes de 3 grupos de pandillas del sector entregaron las armas de forma voluntaria y se unieron al programa.

Como resultado fueron entregados:

01 Granada de aturdimiento
45 Armas blancas
06 Cartuchos  calibre 5.56
05 Cartuchos calibre 38.
02 Cartuchos 9mm

La Policía invita a que más jóvenes se integren a este programa denominado “Jóvenes a lo Bien”, el cual es liderado por la Policía nacional.

Es un programa de participación ciudadana, en materia de adolescencia y juventud, que analiza, interviene y contribuye, desde la comprensión contextual del territorio y la articulación de capacidades de la Policía Nacional, servicio Nacional de Aprendizaje SENA e instituciones públicas y privadas, en el abordaje de las problemáticas relacionadas con jóvenes y sus familias.

Objetivo: Orientar a la población adolescente y joven que presenta fenómenos de violencias, comportamientos delictivos o comportamientos contrarios a la convivencia, que los ubican en condición de riesgo, a través del abordaje vinculante entre instituciones públicas y privadas, que puedan brindar formación complementaria técnica o tecnológica, a fin de facilitar la empleabilidad, proyectos productivos y procesos de reivindicación cultural y social.

Fases del Programa

Fase 1.  Curso proyecto de vida y emprendimiento empresarial
Es el curso desarrollado, con una intensidad horaria no inferior a setenta (70) horas y hasta de setenta y cinco (75) horas de capacitación, en el cual el participante tendrá la oportunidad de reconocer la importancia de construir una proyección de vida y la de aprender a trabajar en equipo.

Fase 2.  Desarrollo de la formación para el trabajo (complementaria, técnica y tecnológica)
Son los cursos dictados por el Servicio Nacional de Aprendizaje SENA o la institución educativa con la cual se adelante el programa, con una intensidad mínima de cien (100) horas, las cuales pueden responder a la oferta económica del sector o ciudad o a las iniciativas o expectativas de los participantes (arte, música, etc.). Posteriormente, al concluir la primera fase de capacitación, junto con SENA, se deberá definir el número de los integrantes y la maquinaria que se deba adquirir para la organización de los proyectos micro empresariales, de acuerdo a los perfiles laborales de los aprendices y su respectiva certificación del curso proyecto de vida y emprendimiento empresarial.
Es de anotar que la intensidad horaria, así como la duración de la capacitación varía según el pensum que para cada tema determine la institución educativa.

Fase 3.  Empleabilidad y proyectos productivos.
Esta fase corresponde a la posibilidad de emplearse o generar una unidad productiva, por parte de los jóvenes y que por extensión puede beneficiar a sus familias; para este logro, demanda de la participación del sector público o privado, mediante la vinculación a empleos o la generación de recursos, para patrocinar los proyectos gestados a lo largo de la primera y segunda fase.
Las posibilidades del apoyo a los proyectos gestados, se pueden generar a través del “FONDO EMPRENDER” del SENA, en las líneas de inversión de los planes de desarrollo municipal y departamental, en los Planes Integrales de Seguridad y Convivencia Ciudadana, en las políticas de responsabilidad social del sector privado, en los proyectos de Organizaciones no Gubernamentales, entre otros.
Actividades transversales o complementarias en el desarrollo de la etapa 3
Durante el despliegue de la etapa 3, conforme a la problemática social que se esté tratando con el desarrollo  del programa, los adolescentes, jóvenes y familias, pueden generar proyectos o procesos de reivindicación social y cultural, acompañados por los funcionarios policiales, de tal manera que favorezcan la construcción de escenarios de paz y convivencia, donde la imaginación, inventiva e innovación, sean los pilares   que contribuyan en la transformación de los territorios que presentan fenómenos de violencias, delitos y comportamientos contrarios a la convivencia.
En esta lógica, se plantean como alternativa algunas líneas de trabajo social, cultural, artísticos, recreativos, que facilitan los procesos en los territorios.

La realización de esta entrega de armas hace parte de la consolidación del proceso de Modernización y Transformación Institucional (MTI), que busca entregarle al país policías más humanos, íntegros, disciplinados, innovadores y efectivos en su gestión; policías más cerca del ciudadano.

70total visits,1visits today