Caicedo y el desarrollo cultural del Magdalena, la apuesta de un hombre comprometido con la superación del Departamento

Hará que el Festival Nacional de la Cumbia que se celebra en El Banco, sea reconocido por la Unesco como bien inmaterial de la humanidad

El desarrollo y posicionamiento de la cultura magdalenense a nivel departamental, nacional e internacional es uno de los pilares sociales a los que le apuesta potenciar Carlos Caicedo, quien siempre se ha caracterizado por apoyar las diferentes expresiones artísticas de la Región Caribe.

No en vano, entre su lista de propuestas, sobresale dinamizar la cultura del Magdalena en aras de ligarla al turismo, como fuente de empleo; y a la educación, como generador de desarrollo.

Precisamente, entre sus planteamientos para mejorar el posicionamiento de la cultura magdalenense, destaca el hecho de gestionar que el Festival Nacional de la Cumbia que se celebra en El Banco, sea reconocido por la Unesco como bien inmaterial de la humanidad.

Una apuesta que en las manos de Caicedo resulta viable, teniendo en cuenta que fue él quien: transformó a la Universidad del Magdalena, la cual dejó de ser vista como un potrero para luego a ser calificada como una de las mejores del país tras superar la peor crisis de su historia; además, trajo los Juegos Bolivarianos para Santa Marta, el primer certamen internacional en los más de 4 siglos de la ciudad, lo que ayudó a la construcción de 12 escenarios deportivos; asimismo, creó las escuelas culturales del Distrito, proyecto que permite la capacitación de niños y jóvenes en diferentes artes, principalmente, en la música, por lo que como alcalde destinó varios millones a instrumentos musicales con los que los menores suelen practicar.

Lo anterior, sin olvidar que también le apunta a llevar esa misma estrategia a nivel departamental de cara a fortalecer: el universo macondiano de Gabriel García Márquez, que rodea a municipios como Aracataca, Fundación y Zona Bananera, como muestra cultural ante turistas del mundo que recorrerían el norte del Magdalena en tren a través de la ‘Ruta de Macondo’; el mito del ‘Hombre Caimán’ de Plato; y los festivales del Caimán y de Buitrago en Ciénaga; entre otras expresiones por las que Carlos Caicedo siempre se ha preocupado como hombre de cultura, pues considera que con el apoyo a las artes y a la educación, los jóvenes no solo se alejan de la pobreza, la delincuencia y las drogas, sino que las poblaciones también se convierten en ejemplo de cambio viviente en beneficio de todos.