Francia arma su revolución en Rusia: ¡Es nuevo Campeón Mundial!

Una victoria contundente por 4-2 lograron los rebeldes jóvenes contra Croacia para lograr su título.

¡Atrás los prejuicios, los dogmas y los ortodoxos! ¡Francia ha vuelto a desatar la Revolución y ha vuelto a ganarla! El nuevo campeón del mundo, armado sobre jóvenes plenos de talento, de ímpetu y de ambición, se ha proclamado campeón del mundo tras vencer con total autoridad por 4-2 a la combativa Croacia.

Griezmann, Mbappé y Pogba (y Mandzukic en contra) dictaron cátedra en Rusia y lograron, 20 años después, el segundo título mundial para su país. El triunfo de la juventud sobre el prejuicio de la inexperiencia, nada menos.

Una falta contra Griezmann, que no parecía tal, le abrió a Francia el camino al gol. En realidad, al autogol de Mandzukic, quien cabeceó hacia atrás para intentar el despeje y Subasic no pudo corregir. Minuto 18 y otra vez Croacia, como durante todo el torneo, remaba contra la corriente.

Y como lo que bien se aprende no se olvida, no fue el gol en contra un motivo para perder la cabeza. Diez minutos después, al 28, vino una salida por la derecha, sucesión de rebotes entre los azules y al pasar la pelota al otro sector no dudó el gran Perisic en atacar la pelota para apuntarse un golazo. Empataba Croacia y otra vez empezaba la historia.

¡Croacia! ¡Croacia! Cantaban en la tribuna detrás del arco de Subasic y se agitaban los cuadritos de las camisetas rojas con más empuje que nunca, mientras se sumaba los rusos, matriculados en la causa balcánica pero, más que nada, unidos contra los franceses, que no son precisamente los más queridos de Europa. Amenazaba la lluvia.

Pero el héroe de la batalla cayó herido: venía tan rápido de tras a cerrar el costado de Mbappé que abrió la mano y provocó el penalti, que requirió la intervención del VAR. Muchas, muchas veces lo miró Pitana hasta que lo concedió. Y fue gol de Griezmann, quien subió el volumen de la música para no escuchar el sonoro pitazo de la tribuna. ¡Al fin se despertó la tribuna para francesa para defender a los suyos!

Los truenos sobre el estadio Luzhnikí anticipaban una situación extrema -una más- para la combativa Croacia, que sin embargo ya mostraba muchas fisuras.

Rebic al 48 tuvo una clarísima opción que salvó, con una sola mano, el arquero Lloris, de gran Mundial a pesar del pestañeo sobre el remate.

Se metieron los hinchas disfrazados de policías a la cancha y arrastrados los sacaron, aunque habían cortado la salida de Croacia. Siempre es desafortunado el show.

Vendría un parpadeo defensivo croata, obvio ante la premura de poner la pelota en campo rival, y un gol de Francia de aquellos, de esos que confirman la increíble cantidad de talento que guardan en la bodega. Salida desde el medio, pase para Griezmann quien, incómodo, vio venir a Pogba libre y se la dejó: el primer remate se estrelló en una pierna croata, pero no hubo reacción y de nuevo le quedó al carismático volante francés, quien definió al palo izquierdo. Lindo gol, linda final, linda celebración de los azules, más cerca que nunca de la segunda Copa Mundo de su historia.

No terminaría el espectáculo sin el bautizo de los jóvenes, de quienes algunos llegaron a dudar: la buscó por izquierda Lucas Hernández, la aguantó y cuando levantó la cara vio por el centro no a Griezmann sino a Mbappé, pase limpio y con autoridad el niño de los 19 años, que ya era la sensación del torneo, puso el cuarto. Golpe mortal de Francia. Se hundía la nave croata, con todos sus valientes marineros.

Copa Mundial FIFA 🏆

@fifaworldcup_es

Félicitations, Francia 👏

🏆🇫🇷
¡¡¡Campeones del mundo!!! ⭐⭐

Pasó que Umtiti le devolvió un ladrillo a su arquero justo frente a Mandzukic, quien se encontró al 69 un gol de la nada para despertar a los de la camiseta de cuadros, dentro y fuera del campo y que la gente se emocionó y que el cielo se oscureció ahora sí definitivamente y los truenos trajeron un viento helado y que en el campo los croatas pelearon hasta la última pelota, fueron a cada cierre armados hasta la médula, le protestaron a Pitana hasta la saciedad desde el penalti y soñaron siempre, hasta el pitazo.

No sería suficiente, sin embargo, para cambiar el rumbo de la historia, que cuenta cómo los croatas batallaron con todo su coraje y dejaron la vida en cada disputa, para tener que resignarse a ver un nuevo triunfo de los chicos maravilla, los protagonistas de la nueva Revolución Francesa.

Fuente: futbolred.com

497total visits,6visits today