La “jugadita” de Carrasquilla a la regla fiscal

Por: Jorge Vergara Carbó

En nuestro país, todo es de moda. Hoy la palabra “IN” como diría mi gran amiga y periodista “Olga Emiliani” (cuanta falta le hace a los medios locales su ausencia) es la “Jugadita” y “Terceros de Buena Fe”, como lo fue en el gobierno de Juan Manuel Santos “La Mermelada”.

La jugadita del Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, consiste esta vez, en burlarse del cumplimiento de la Regla Fiscal para el año 2.019, fijada en el 2.7% del PIB, mediante dos maniobras: una contable y la otra a través de la venta de activos de la Nación. La primera consiste en que el Fondo que se creó con los recursos de la venta de Isagen(venta en la que se opusieron los senadores Iván Duque y Álvaro Uribe Vélez) “FONDES” Fondo Nacional para el Desarrollo de la Infraestructura, cuyos recursos tienen destinación específica “apoyar los nuevos proyectos de infraestructura”, ahora quieren cambiarle el objeto social para destinar los recursos a comprar las empresas del Estado que espera vender pero que ningún privado comprará como son Urrá, Gecelca, entre otras pasando la propiedad de la mano derecha de la Nación a la mano izquierda, un juego contable que registraran como ingresos corrientes al igual que registraran como ingresos corrientes la venta de los activos productivos del país, como una parte de Ecopetrol, Isagen , ISA y Cenit empresa creada por Ecopetrol en el año 2012, para el manejo del transporte y a logística de los combustibles y que es rentable al igual que ISA, que maneja la Trasmisión Nacional y en la Región Caribe a través de la empresa Traselca.

Sobre esta jugadita de Carrasquilla se ha pronunciado en su columna del periódico El Espectador del 29 de julio, el economista Salomón kalmonovitz, que entre otras dice “en un hogar no se puede vender la nevera para hacer mercado” y define ingresos corrientes así “cantidad de dinero que se recibe en un período determinado, sin modificación de los activos o los pasivos”. Vender los activos productivos tiene como consecuencia que esos ingresos se reciben ese año, no se vuelven a recibir e incluso los dividendos que generaban(Ecopetrol)al perder participación accionaria disminuirán los siguientes años con las consecuencias que puedan afectar el cumplimiento de la Regla Fiscal, la cual debemos cumplir en el año 2024, del 1% del PIB.

Esta jugadita de Carrasquilla, puede traer consecuencias nefastas para la inversión del país. Él puede engañar a los colombianos, pero difícilmente podrá engañar a las firmas calificadoras de Riesgos, que están a punto de darle una mala calificación crediticia al país, lo que traería como consecuencia por una parte el encarecimiento de la deuda y por la otra la disminución de la inversión directa y la de Portafolio que de por sí ya se viene dando por ello la disparada del dólar a pesar de estar subiendo de precio el petróleo. Una mala calificación ahuyentara la inversión extranjera pudiendo llevarnos a una recesión económica como la que está viviendo Venezuela, Argentina y Brasil.

Es que Carrasquilla, es maestro en jugaditas y él sabe que los colombianos somos desmemoriados, nos olvidamos de todo en poco tiempo, aunque algunos tenemos la memoria fresca, para recordar su jugadita en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, como Ministro de Hacienda con los famosos “BONOS AGUA” que se cráneo como Ministro y que después los exploto comercialmente como gestor de esos créditos, con una ganancia fabulosa. Bonos de Agua, que logró colocar en el mercado financiero del país y por supuesto atrapar a Departamentos y Municipios para que se endeudaron a través de la figura de “Vigencias Futuras” las cuales no podían utilizar porque la Ley 819 de 2.003, no lo permitía para las entidades territoriales. Pero gracias a que una de sus funcionarias, que luego se convirtió en la “Dama de Hierro” del Ministerio de Hacienda la doctora Ana Lucía Villa, hoy sigue como Directora de la Unidad de Apoyo Fiscal, se convirtiera de la noche a la mañana en parlamentaria y legislara sobre el uso de las vigencias futuras en las entidades territoriales, expidiendo una Resolución ordenando a las entidades territoriales para que comprometieran vigencias futuras para invertir en los Bonos de Agua que estructuro y comercializó su exjefe Alberto Carrasquilla. Gobernadores y alcaldes que no son tontos endeudaron a sus entidades territoriales en más de $25 billones, basados en la autorización dada por la funcionaria, lo que se tradujo en un escándalo a nivel nacional sin consecuencia alguna, tal como sucede con los distintos escándalos que se dan en el país, porque las “IAS” no funcionan sino para sancionar a quienes piensan diferentes a los que manejan el país. La Procuraduría nunca dijo nada y los gobernadores y alcaldes hicieron su agosto, se endeudaron en todo tipo de obras, vaya uno a saber cuáles se hicieron y cuales no como también tuvo que pasar de agache la Unidad de Apoyo Fiscal. Solo en diciembre 9 del 2011, las entidades territoriales se podían endeudar con vigencias futuras excepcionales con la expedición de la ley 1483 de 2.011.La realidad es que hoy, varios municipios siguen endeudados con los famosos “Bonos Agua Carrasquilla”

Barranquilla, Agosto 1 de 2019.