La presión del gobierno Duque y los gremios sobre la corte constitucional por la ley de financiamiento 1943 de 2018 y la del plan de desarrollo 1955 de 2019

Por: Jorge Vergara Carbó

Actualmente cursan en la Corte Constitucional 32 demandas en contra de la aprobación por parte del Congreso de la Ley de Financiamiento. La Corte fijó la fecha del 14 de octubre del presente año para pronunciarse sobre dicha ley, que empezó a regir a partir de enero del 2019.
Los argumentos centrales del gobierno y gremios es que esa ley tuvo como objetivo principal impulsar el crecimiento económico del país, otorgándoles beneficios tributarios a los empresarios y a los emprendedores. Fue así como se aprobó bajarle el impuesto a la renta a las empresas del 36% al 30% al año 2022, exonerar el IVA de los bienes de capital en el 100% y ofrecer estímulos a la economía naranja. Lo anterior para que pueda crecer la economía a tasas superiores al 4% del PIB, y generar empleo formal.
Basados en esos argumentos, el gobierno en cabeza de su ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, ha salido a decir en los medios de comunicación que si la Corte Constitucional declara inexequible la Ley de Financiamiento el país perderá hasta el año 2030 la suma de $900 billones de pesos, que en términos de dólares son US$262.369 millones, a la tasa de cambio de $3.430.28 (octubre 7). Por su parte, Fedesarrollo, en un documento que hizo llegar a la Corte ante consulta que le hiciera este organismo, dice: “Si se cae la Ley de Financiamiento, el crecimiento bajaría 0.8 puntos porcentuales anuales” pasando el crecimiento del 2020 del 3.5% proyectado según ellos al 2.7% poniendo en riesgo la sostenibilidad fiscal.
Por su parte, el presidente de la ANDI, Bruce Mac Master también ha pedido que se declare exequible la Ley 1943/18, argumentando lo siguiente: “La decisión que tomará la Corte no solo tiene inmensas implicaciones sobre las finanzas públicas, sino también sobre la estabilidad jurídica de las empresas, los emprendedores y las empresas que se están formalizando”

Igual solicitud hicieron los gremios de las tres capitales principales del Caribe.
Los estimativos de crecimiento y de recaudo tributario, como de déficit fiscal,  están trazados en el documento elaborado por Minhacienda sobre el Marco Fiscal de Mediano Plazo 2019, donde se establece que la economía este año crecerá al 3.6%, y a partir del año 2020 hacia adelante, a tasas igual o superior al 4%, impulsadas por el sector privado. Igualmente que el déficit fiscal de este año será del 2.4%, y el entrante del 2-2% para darle cumplimiento a la Regla Fiscal (artículo 334 de CN).
Es bueno aclarar que la Corte Constitucional ha solicitado consulta sobre el tema, a las seis (6) universidades más importantes del país, como a los gremios y especialistas en el tema. Lo anterior quiere significar que la Corte Constitucional no comerá cuento de las presiones del gobierno y los gremios, porque ellos están defendiendo intereses particulares y no los intereses del país. No tengo duda alguna, que la Corte fallara en derecho.

¿SE PUEDE CONSIDERAR PÁNICO ECONÓMICO TRAS LAS DECLARACIONES DEL MINISTRO DE HACIENDA Y DE LOS GREMIOS O CHANTAJE?

Los argumentos expuestos por el Ministro como por los gremios, se basan en supuestos sobre el crecimiento de la economía, que pueden cumplirse, como no darse. Por lo menos durante este año nuestra economía no crecerá al 3,6%, como dice el gobierno. Su tasa de crecimiento estará por debajo del 3%. Lo que sí es real, es que los ingresos tributarios recaudados serán menores a los que se generaban con la anterior reforma tributaria. Lo que por supuesto afectará el cumplimiento de la Regla Fiscal. Las proyecciones del Banco Mundial, como de la OCDE así lo señalan.
La nueva Ley de Financiamiento no contribuye a disminuir el bajo índice de recaudo que tiene Colombia con relación a la carga tributaria con el PIB. Según la OCDE, recaudamos en el año 2018, sin la Ley de Financiamiento, el 19.8%  del PIB como  Recaudo Tributario. Cifra que nos parece alta si la compramos con la que maneja el mismo gobierno que es alrededor del 15% y al Recaudo Tributario del gobierno nacional que pasaría del 14.3% en el 2019, al 13.1% en el 2.022. De no crecer la economía a tasas del 4% o más, la situación fiscal será grave, tal como acontece hoy día en los Estados Unidos que se prevé un menor crecimiento a partir del año 2020, por el bajo nivel de recaudo al bajarles los impuestos a los ricos.  Si bien el desempleo en los Estados Unidos hoy es del 3.5%, el más bajo en los últimos 50 años, para los próximos años tenderá a incrementarse por el bajo crecimiento económico, dado que incluso se habla de una posible recesión. En nuestro país, los estímulos dados no han generado empleo, la tasa de desempleo sigue creciendo a pesar de presentar una TGP baja, con relación a otros países.
No es cierto y lo hemos manifestado en otros escritos, que bajarles los impuestos a los ricos genera empleo. En Colombia tenemos 23 millones de personas laborando, de las cuales el 60%, son empleados informales, de acuerdo la entrevista a la Ministra del Trabajo publicada hoy domingo por el periodistas Yamit Amad en el periódico El Tiempo. De esos trabajadores tan solo cotizan 8.300.000 personas.
Claro que los empresarios han aprovechado el beneficio de exención del 100% del IVA, para los bienes de capital, están trayendo nueva maquinaria que es bueno para el país al modernizar la industria, pero cuidado que lo están haciendo es para reemplazar mano de obra, tal como acontece hoy día en el sector de la Construcción y el sector bancario.

¿Qué es pánico económico?
Según el artículo 302 de la Ley 599 de 2000, que modificó el Código Penal, el delito de pánico económico lo comete quien divulgue al público o reproduzca en un medio de comunicación información falsa o inexacta que pueda afectar la confianza de los clientes, usuarios, inversionistas o accionistas de una institución vigilada por la Superfinanciera, o cualquier otro esquema de inversión colectiva legalmente constituido.
Dice la norma que en las mismas penas incurrirá el que utilice iguales medios con el fin de provocar o estimular el retiro del país de capitales nacionales o extranjeros.

Planteamos el tema del “Pánico Económico” porque consideramos que las declaraciones del ministro Carrasquilla, como de Fedesarrollo y los Gremios, lo que hacen es aumentar las incertidumbres que gravitan sobre nuestra economía al plantear que de declararse inexequible la Ley se generaría incertidumbre jurídica sobre las empresas, cosa que no es cierta ya que estas se regirán por la Ley que se venía aplicando anteriormente. Igualmente irrespetan a los Magistrados de la Corte Constitucional al presionarlo de la forma en que lo están haciendo y además de culparlos de que el país en 10 años, dejará de generar $900 billones, el equivalente a US$262.369 millones.
Esa posición es igual al chantaje que quiere hacernos la  Ministra de Minas y Energía, cuando salió a los medios a decir que si no le aprobamos el Fracking, el dólar se disparará hasta $5.000 pesos. Eso es crear pánico económico y chantajear a los colombianos.
Lo que no dice el Ministro Carrasquilla y los Gremios, es que Colombia es uno de los países con más bajo nivel de recaudo tributario con relación al PIB, y además el tercero más desigual y uno con las mayores tasas de desempleo(10.8%), con un déficit fiscal del 2.7% del PIB, un déficit en cuenta corriente del 4.6%, y una deuda externa de US$ 135.000 millones.
Para que tengan una idea de cuánto es el Recaudo Tributarios en otros países, cuando en Colombia según la OCDE es del 18.8%, en Alemania es del 40.3%, en Japón del 30%, en los Estados Unidos 27.1%, en Italia 42.2%, en Francia 48.2%, en el Reino Unido 35.3%, en los países de la OCDE 34.3%, en Brasil 32,2%, en Argentina 31,1%, en Ecuador 20.1% y en Chile 20.4%.
El bajo nivel de recaudo en el país, es producto de las exenciones y deducciones que se le permiten al gran capital bajo el sofisma de distracción de “Seguridad Inversionista”, a la alta evasión y elusión tributaria existente.
El verdadero pacto social que necesita el país, es que los ricos de este país, paguen los impuestos que en realidad deben pagar, que miren y se comparen con lo que se recauda en otros países y que además reintegren al país todo el capital que han sacado de nuestra economía (aproximadamenteUS$200.000 millones)y que hoy se encuentra en los paraísos fiscales o rentando bajo en los países desarrollados.
Ni siquiera con la Ley de Financiamiento aprobada irregularmente en el congreso pero vigente hasta que se declare inexequible por la Corte Constitucional, decidieron traer los más de US$200.000 millones de dólares que se estiman se han fugado del país, sin pagar impuestos, para tan solo ingresar $13 billones, que equivalen a US$3790 millones, dinero que es menor si descontamos los activos no declarados existentes en  el país.

Las incertidumbres que gravitan sobre nuestra economía, no se resuelven pidiéndole a los Magistrados de la Corte que violen la constitución, no fallando en derecho. Es todo lo contrario, se afecta la seguridad jurídica del país si la Corte Constitucional falla por conveniencia económica para unos cuantos colombianos. No es culpa de los colombianos, y menos de los magistrados de la Corte que el gobierno no tenga “gobernabilidad” y sus dos proyectos banderas, el de financiamiento y el del plan de desarrollo, hayan sido aprobados por el Congreso violentando nuestra constitución política.
Dejemos que en su sabiduría, los magistrados fallen en derecho declarando ambas leyes exequibles o inexequibles, pero lo antes posible no le pueden seguir dando vuelta al tema, por lo que debería fijar fecha para la decisión sobre la ley del plan de desarrollo.
Cualquiera sea el fallo, le corresponde al gobierno acatarlo y proceder a buscar los correctivos necesarios para la buena marcha de la economía del país, en un año lleno de incertidumbres.

Nota: Los ecuatorianos salieron a las calles a protestar por el alza en el precio de los combustibles, pagan por el ACPM =US$2.59 y por la gasolina extra =US$2.71. Los colombianos no protestamos y pagamos por el ACPM=2.63 ($9.009) y por la gasolina corriente =US$2.75 ($9.300). Así es la vida y nosotros somos exportadores de petróleo.

Barranquilla, octubre 7 de 2.019.