Primera Crónica Mi Viaje a La Habana Después de 23 Años

Por: Jorge Vergara C
Lleguamos a La Habana mediante un viaje Barranquilla-Panama-La Habana que duro en el recorrido cinco horas sin contar las de la levantada para ir a coger el avión que fueron otras tres.
En el aeropuerto de La Habana nos recibió una cola grande para hacer inmigración donde no hubo ningún problema, pero en el siguiente paso de control de maleta de mano y scanner una mujer policia nos pidió el pasaporte diciéndonos que lo reclamáramos en el sitio donde entregan la maleta, pasamos el scanner y fuimos a retirar nuestro equipaje y a que nos devolvieran el pasaporte.
Para devolvérnoslo volvieron a pasar la maleta por el scanner y después someternos a un interrogatorio preguntándonos si teníamos visa de turista o de trabajo, porque para entrar a Cuba usted debe comprar una tarjeta de turismo que le cuesta $65.000 pesos, por supuesto respondimos que visa de turismo. Seguidamente nos pregunto que a que nos dedicábamos y cuanta plata traíamos y otras cosas. Al minuto va y consulta con un superior y se presenta algo que nunca me había pasado y fue decirnos muéstrenme la plata que traen.Pasado ese escollo, nos faltaba entregar la declaración de la aduana, donde gracias a Dios no paso nada y salimos del aeropuerto a coger el transporte que nos esperaba desde hacia dos horas.
Lo primero decirles que el aeropuerto no esta acondicionado para recibir a los 7 millones de personas que visitan Cuba anualmente , quienes constituyen uno de los sostenes fuertes de la economía. Sus equipos son obsoletos y carecen de personal suficiente. Tienen terreno suficiente para construir un aeropuerto que le brinde confort al viajero.
Después de haber pasado por esa experiencia empezamos el recorrido hacia el Hostal de Luisa y Manuel que es de una hora, acompañado del profesor Jose Moises Pineda, pensionado del Sena, Leonardo Turizo, poeta,compositor, músico , pensionado del Sena y Edwin Duncan, ingeniero mecanico graduado en los Estados Unidos , pensionado y amante de la cocina y la música. Nos recogió un Fiat de los años 60, que es uno de los tantos carros antiguos que íbamos a ver circular por las calles de La Habana.Ese trayecto que tenia 23 años, no había vuelto a recorrer encontré prácticamente lo mismo, repartos, si así le dicen a lo que nosotros llamamos barrios completamente destruidas y en ruinas muchas casas o apartamentos pero habitadas.En 23 años no paso nada,no fue posible recuperar el entorno de esos sectores. Es lo mismo que pasa en nuestros pueblos y en Barranquilla pasa el tiempo y nada cambia no se siente progreso alguno en los barrios del sur y centro , sino solo en los del norte.
Por fin llegamos al Hostal, contándoles que estaba preocupado de como era el sitio donde íbamos a pernoctar en La Habana. Para mi sorpresa resulto ser un sitio agradable descuidado por fuera y abandonada una bolera en el tercer piso de la edificación donde el Comandante Fidel Castro venia a jugar y reunirse con el amor de la vida y sus amigos en el reparto El Vedado. Una vez entramos al Hostal donde nos esperaban los propietarios nos cambio el animo, debido a que el sitio resulto ser agradable al igual que sus propietarios que viven con su hijo en uno de los tres cuartos que tiene el Hostal. Resulto que la abuela y la tía de Manuel eran íntimos amigos del Comandante y del Che Guevarra, encontrándome con una serie de fotografías que daban fe de esa amistad y que tienen un valor histórico único.Entre ellas una pescando en un yate Fidel y el Che Guevarra sin camisa y la tía de Eduardo.
El apartamento que tiene un balcón agradable y fresco a pesar de morir el sol, ademas de las fotos esta lleno de cuadros con hermosas pinturas , un buen televisor ,un buen juego de sala y comedor, y que decir de la comida que prepara Luisa quien es graduada en Gastronomía y Manuel graduado en economía. Ambos trabajan en el Hostal y tienen una tarifa de $ 40 pesos CUC, que es el muevo peso cubano y es equivalente a US$1.10 por dolar. Es decir en Cuba su moneda tiene un 10% de valor superior al dolar. El peso cubano viejo a un circula pero su valor es bajo. Por ejemplo cincuenta pesos viejos equivalen a dos pesos CUC. Todas las transacciones se hacen con pesos CUC o en dolares. Lo que sucede con el dolar gringo, no pasa con el Euro ni con el dolar Canadiense esas monedas las pagan por un valor mayor.Manuel viaja con frecuencia a los Estados Unidos porque tiene su visa la cual consiguió a través de un amigo que reside en los Estados Unidos, pero Luisa y su hijo no la tienen. Conseguir una visa para salir del país para un cubano no es fácil. El viaje lo aprovecha Eduardo para traer alimentos y ropa que no se consigue en la isla para su negocio.
Hoy son muchos los Hostales que se han abierto en La Habana y que tienen gran demanda hasta el punto que tienen un factor de ocupación superior al 70%. En temporada alta que son 7 meses la ocupación es del 100%.Llevan su registro de los ocupantes los cuales reportan a las autoridades, lo que significa que dejaron de ser clandestinos. Pagan un impuesto por habitación de $ 35 CUC mensualmente y el impuesto a la renta anualmente.
Para que tengan una dimensión de la situación económica de Cuba, el
salario Mínimo es de $20CUC. La excepción son los médicos que ganan $30, y otros que ganan $15 o menos.No pagan vivienda, ni salud, ni educación. Mensualmente le entregan a cada miembro de la familia cinco huevos, libra y media de pollo, 7 libras de arroz, una libra de frijol,2 libras de azúcar morena,4 libras de azúcar blanca,media botellita de aceite, 150 gramos de café, una mogolla de pan, a los niños de 0 a 7 años, le dan su leche en polvo y a los de 7 a 14, les dan media libra de carne de res. Con su salario deben comprar los alimentos restantes ,la ropa, pagar diversión( hoy pueden hacerlo y comprar en supermercados privados y entrar a sitios de esparcimiento si tienen con que pagar) , los servicios públicos y el transporte. Ese salario por supuesto no le alcanza , lo que lleva a la gente a rebuscarse o a que varios miembros de la familia trabajen, pero este es escaso y solo se da en los sitios dedicados al turismo al cual aspiran a entrar todos los cubanos por las propinas que reciben y por relacionarse con extranjeros principalmente europeos, canadiense, mexicanos, argentinos y panameños para ver si les cambia la vida. Muchos viven de las remesas que envían a través de Wester Junior sus familiares. Los colombianos desgraciadamente somos mal vistos por el problema de la droga en todo el mundo.
La canasta familiar tiene un costo mensual de unos $ 100 CUC, lo que indica que para conseguir todos esos bienes y servicios deben trabajar cinco miembros de cada familia.
Es cierto que la gente recibe educación, vivienda , salud y no se da hambruna, pero si están mal alimentados lo que esta llevando a un bajo rendimiento escolar y baja productividad en el trabajo,
Carecen de Internet, comunicarse con el exterior es difícil para ello hay que comprar una tarjeta que cuesta un peso cuc la hora, pero para poder conectarse tiene que ir a un parque que tenga Wifi y esperar que la señal entre la cual puede durar horas. En los hoteles de primera tienen Wifi en el lobby únicamente para los huéspedes que se conectan con la clave que les entregan al momento de registrarse y si se salen del lobby pierden la conexión. Otra forma de comunicarse es la de contar con un teléfono que en Barranquilla le decimos Sisbem al cual le compramos una tarjeta con minutos, cuyo costo es de tres dolares el minuto lo que es costoso,
Como pueden ver cuando uno llega a suelo cubano y no se baja en un hotel se desconecta del mundo exterior. Imagínese como hace el cubano de a pie, que son la mayoría para poder comunicarse con el exterior, toda una odisea. Los veo a jóvenes en los parques buscando la señal para poder conversar con sus contactos.
En la segunda crónica trataremos lo concerniente a los distintos repartos de La Habana y sus sitios enigmáticos para su recorrido estaremos acompañado de Yamile Lazo una guía turística que nos mostrara toda La Habana y especialmente las obras que están haciendo para conmemorar en diciembre del 2018, sus quinientos años de existencia.
  • La Habana, octubre 27 de 2018

26total visits,1visits today